Ecoembes

Viejos equis viejos

Muchas personas se jubilan con un deseo irrefrenable, otras, lo tienen que realizar por la legalidad o por otras circunstancias, pero les gustaría continuar en el tajo. 

Se habla que en el fondo existen, dos grandes tipos de cuestiones, una, que en Occidente, existen jubilaciones, de mayor o menor grado, con lo cual, se produce, diríamos un cambio esencial, como jamás han existido en siglos. Cierto que este proceso ha durado en su evolución al menos un siglo. 

Segundo, que se habla de la obsolescencia de los productos. Se indica, que un empresario iba en coche por Nueva York, hacia 1929, y se percató de las filas de personas sin trabajo, en edificios para recibir ayudas de beneficencia, o personas por las calles, sin tener nada que hace, etc. Y, entonces, dicen, se le ocurrió la cuestión y concepto de la obsolescencia mercantil. Dicho de otro modo si una bombilla, ya la técnica permite, tenga una vida de veinte años, se hace para que solo disponga de cinco, si una lavadora puede tener una existentita de veinte, se diseña para que solo tenga diez años, etc. De tal modo, que así, se crea la necesidad de nuevos productos, y, por tanto, de más horas de trabajo para distintas personas… 

¿Esta es la cuestión, existen más personas en el mundo, potencialmente, que horas que se pueden dedicar a producir productos o mercancías y servicios…? ¿Faltan horas para producir, porque con las que se dedican, se tienen suficiente, para crear todo lo que en un momento se considera, según multitud de variables, del sistema socioeconómico del momento…? ¿Sobran manos para producir, para producir todo lo que se produce en una etapa concreta…? ¿Las sociedades, en definitiva, y los Estados inventan formas y maneras para que se incrementen y se reproduzcan las horas para producir realidades/mercancías/servicios, o disminuir, lo que se tarda en hacer un producto, para que tenga un precio más bajo, por un lado, y, por otro ampliar las horas potenciales de trabajo, para que existan más personas que puedan producir/trabajar…? 

¿Y, en ese dilema, está, una de las maneras, ir jubilando a la población, por otro lado, alargando el tiempo de empezar a trabajar, con estudios sucesivos, etc.? En este contexto se plasmó el artículo Viejos cómicos, de Fernando Fernán Gómez, publicado en El ABC, el día 28 noviembre de 1998. Podríamos hablar-dialogar-escribir-pensar-analizar de los viejos cómicos, de los viejos profesores, de los viejos ejecutivos, de los viejos curas, de los viejos amas/amos de casa, de los viejos escritores, de los viejos pintores, de los viejos filósofos, de los viejos científicos, de los viejos y viejos y viejos ancianos/as… 

Está llegando una nueva revolución industrial, una nueva fase, están ya los primeros pasos, hasta ahora, sistemas mecánicos, con un mínimo de informática, un telar con mil máquinas, es gobernada por un sistema informático básico, y quizás, dos o tres empleados que supervisan. Y, producen, una enorme cantidad de material. Y, esto aplicado a multitud de productos. Vean, esa serie de televisión que se denomina, más o menos: ¿Cómo lo hacen”, y percibirán lo que les estoy indicando… 

¿Pero qué sucederá, cuando la fase de la Inteligencia Artificial, empiece a estar en multitud de sectores de la sociedad, para producir, cientos o miles de productos/servicios, un paso más perfeccionado que las fábricas con sistemas mecánicos y algo de informática, como los telares aludidos…? 

Desde luego, nadie niega que se reducirán los precios de los productos. ¿Pero, qué sucederá con cientos o miles de millones de seres humanos biológicos, que sucederá con sus cerebros y sus conocimientos y sus manos, para poder realizar un trabajo que les permita producir algo, mercancías o servicios o creaciones/investigaciones, que les permitan obtener un salario, y puedan mantenerse digna y honestamente, a sí mismos y a sus familias…? 

Personalmente, no sé la solución, quizás, reducir las horas de trabajo semanales, para los seres biológicos humanos, de unas cuarenta actualmente, a unos treinta y, después, a unas veinte… Pero claro, esta medida, tendría que ser, diseñada a nivel mundial, que todos los países y sociedades la aplicasen, porque si, no es así, vendría el desempleo y la caída total de las economías que fuesen menos competitivas… Supongo que esta medida, no podría ser aplicable, a no ser, que existan Organismos Internacionales sobre el Trabajo que tengan la Autoridad Legal Mundial, sobre estos temas. Y, de momento, estamos lejos de dicha situación… 

¿Supongo que los “viejos cómicos” y los viejos cocineros y los viejos albañiles y los viejos pensadores, todavía nos pueden enseñar mucho, incluso, ayudar mucho, producir cosas o servicios, que no tienen paga, cuidar a los nietos, ir a la compra para la hija si es que no puede, ir de conductor para llevarlos…? 

¡Ser queridos por los menos viejos, y ellos/ellas querer a los menos viejos, de forma adecuada y racional y moral y prudente y eficiente y en paz y en bien…! 

https://museovirtualcuadernosdelamancha.wordpress.com © jmm caminero (21 julio-03 agos 22 cr). 

Deja un comentario