¿Secuestro conceptual psicológico?

¿Podríamos denominar, una especie de síndrome psicológico y moral, por el cual, una conducta equis, que antes les parecía inapropiada si afecta a alguna persona cercana afectivamente, la mente-conciencia humana va transformando y cambiando su conceptualización moral? 

Imaginamos que un miembro equis de un grupo social humano, amistades profundas o familiares, nucleares o en sentido amplio. Imaginemos que ese miembro equis, empieza a teorizar y practicar una conducta zeta, que en principio no es aceptada por el resto de ese grupo. Al final, puede ir sucediendo que los otros miembros de ese grupo, por afectividad y solidaridad y afectuosidad y familiaridad o amistad profunda, entran en un mayor grado de tolerancia, con esa conducta y esa teoría de esa conducta, no solo del miembro equis de ese grupo, sino también por extensión con esa teorización-conducta, en general… 

De este modo, pregunto y cuestiono, que la amplitud de teorización de una conducta equis, no solo depende de dicha conducta en sí. (Y, en esto de la teoría-conducta, porque toda conducta lleva implícita una teorización y conceptualización, no solo psicológica, sociológica, ética, moral, espiritual, y, en multitud de otros campos, del presente y del futuro). Sino de la relación de conexión afectiva/psicología con ese miembro equis… 

Con esto se pueden entender, o, mejor ser una llave de comprensión, que las ciencias sociales, podrían utilizar, si es que todavía no lo hacen, para el estudio del entendimiento de los cambios en las conductas sociales, de las modificaciones de las teorizaciones y prácticas de conductas y de ideas y de principios psicológicos y morales. Porque pongamos, una materialización o encarnación o cristalización, más cercana, siempre en abstracto. 

Imaginemos que entre dos hermanas de sangre, uno de los hijos de una de ellas, empieza a teorizar y practicar una determinada conducta zeta. Y, ambas hermanas, durante un tiempo, sin rechazar esa conducta en otros, no les parece/parecía bien o adecuada o correcta o equilibrada o realista. Claro está, el hijo o hija que tiene esa conducta, la madre, tiene doble perspectiva o rechazarla totalmente, o, irla amoldándose a ella, justificando a su hijo/hija. Desde luego amparándolo/a, en la medida de lo posible. Porque una  madre no debe rechazar nunca a un vástago, aunque no esté de acuerdo… 

Cuando y como va pasando el tiempo, la madre de la persona que realiza esa conducta, intenta aceptarlo/a, porque entre otras cosas, es mejor apoyarlo o apoyarla, porque no caiga en otros errores mayores, por afectividad, por amor, por mil razones. Y, es un principio moral y ético, que el progenitor/a apoye a su descendiente directo. 

Pero la hermana de la madre, que tampoco estaba de acuerdo. Al percibir y sentir y ver el dolor de su hermana, por la conducta teórica y práctica de su sobrino/a, pues empieza a tomar manos en el asunto. Psicológicamente, se va poniendo de parte de su hermana, e, indirectamente, va cambiando su parecer, en cuanto a la conducta de su sobrino/a, en cuanto a la concepción ética y moral de esa actividad, en cuanto a la conducta psicológica de su familiar directo, etc. Al final, terminan ambas hermanas, en mayor o menor grado, apoyando no solo la conducta de su hijo/sobrino, sino de alguna manera, creando un lazo, un paso de un caso inductivo a uno en general. Es decir, se empieza apoyando, después de meses o años de evolución al hijo/sobrino, a aceptar ese principio/conducta/teorización/ideal… 

Esta forma de proyección individual y conductual psicológico y moral, esencialmente, pero que pueden tener aspectos, en distintos grados y campos, desde la sociología o economía o política, o, incluso en más aspectos de la realidad. Según el tema que sea en concreto. Según la realidad en que se incardine. Puede ser, una razón o motivo o causa que explica, decenas de tipos de conductas, que se van produciendo en los senos sociales, familiares, de convivencia, a y, en todos los campos donde el ser humano muestra y refleja su rostro… Podría materializar y concretizar y extender esta conducta teórica y práctica, a multitud de ejemplos. Porque este modesto artículo, no es el reflejo/deseo de una epatación y boutade, de unas decenas de minutos. Es, el reflejo de la observación y lectura, de muchos años. De intentar entender y comprender multitud de conductas, que se fraguan en  multitud de campos. 

Esto, explica, entre otras muchas realidades, porqué en la problemática, entre amistades o entre familiares, una gran parte, de ese grupo, se pone en armonía, si existen dos confrontaciones y enfrentamientos, con una parte del grupo, y rechazan al otro. Por eso, en un problema familiar, se disponen a apoyar a un individuo, que puede ser el injusto frente a otro –teniendo el otro la verdad y la justicia, pero no tienen tanto acercamiento afectivo-. Porqué en un grupo de la escuela o de amigos, se ponen de acuerdo, con la persona que es la injusta, y, terminan echando a la persona que es la justa,  -mobbing, entre amistades y en la escuela e, incluso en la familia, en sentido amplio…-. 

¿Esto, que durante lustros he ido observando y reflexionando, esto como se muestra  en muchos aspectos sociales y morales y psicológico, todo esto, lo he denominado “secuestro psicológico conceptual”? ¿Tiene esto sentido, aunque sea en parte, los expertos en ciencias sociales, podrían aquilatar, experimentar, conceptualizar de forma más adecuada y mejor…? ¿Esto puede explicar muchas conductas psicológicas y éticas y morales, en multitud de campos, desde la política, a la psicología, al cambio de conductas, familiares, etc.? ¿…? 

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm  © jmm caminero (26 agosto-28 sept. 2022 cr). 

Deja un comentario