keltiber
Albergue

¿Puede la poesía humanizarnos?

Al menos, parte, de la gran poesía universal podría sosegarnos, hacernos más prudentes, más humanos y humanitarios, más relacionados con lo esencial y lo Trascendental… 

Todos sabemos, que la poesía como género literario, ha caído, desde hace décadas, no en el silencio, no en la marginación, pero si en unas estructuras estéticas y formales, que son besadas por muchos, pero, no entran en los grandes géneros de difusión, que en el siglo veinte ha sido la novela. Bajo esa teoría que en cada siglo, hay un género literario que predomina. 

Bajo mi modesto entender, el siglo veinte, al menos, en la segunda mitad, el género dominante y predominante ha sido el cine, en todas sus formas y variedades. Teniendo en cuenta, que el cine al ser un género hibrido y combinado, un género total, al estilo de la opera, está conformado por varios: literatura, novela, poesía, fotografía, diseño, música, etc. Rara es la persona que no perciba diez películas o semejante cada año, pero pocos, son los que leen diez libros de poesía. O, incluso diez libros en sentido general… 

La poesía ha quedado reducida a unas decenas de palabras, que intentan expresar e impresionar algo del ser humano, algo individual y algo colectivo, no solo sentimientos y pasiones y deseos, sino también racionalidades y conceptos e ideas… La Agencia Aceprensa ha publicado un artículo/columna firmada por Juan Meseguer, el día 24 de junio del 2022, titulada ¿Puede la poesía hacernos más humanos? Una historia real, en la cual comenta algunos aspectos del poeta Jan Twardowski

Podríamos definir y describir la poesía o el poema, como un aforismo en movimiento, un conjunto de aforismos y apotegmas y sentencias, que rodean el círculo y el pozo de una realidad, que expresa una voz/mano/cerebro/corazón humano. En cierto modo es una síntesis de estados de la realidad, estados de la conciencia, estados de las palabras. 

Nos movemos y existimos en un mar de palabras y en un mar de imágenes. No solo, pero también en estas dos galaxias de realidades, perceptivas y conceptuales y significativas. O, en un conjunto de océanos que se entremezclan, y, el ser humano debe buscar, puntos en relación y en común y en síntesis y en construcción de lo interior y el exterior, la naturaleza y los símbolos, de un individuo y de muchos, del pasado y del presente… 

Hoy, la poesía, todos los géneros literarios e interpretativos, pequeños en extensión, les ha tocado la diosa de la fortuna en sus corazones. Hoy, que tantas realidades hay que percibir y oír e interpretar y comprender y entender y asimilar. Hoy, que no tenemos tiempo, porque tenemos, no solo los paisajes de la naturaleza, los paisajes de la sociedad, los paisajes de la cultura. En todos esos infinitos e ilimitados mundos de interpretación buceamos. Nos movemos como náufragos, medios emborrachados y anegados y ahogados de posibilidades, de significados, continentes, y, conceptos-interpretaciones-exégesis. Hoy, por eso, necesitamos la palabra poética, para que nos sintetice por fuera y por dentro… 

¿Cura la poesía, humaniza la poesía, esta es la gran pregunta…? Diríamos que sí, siempre que caiga en tus manos las palabras sosegadas y humanitarias y profundas y esenciales y accidentales. Hoy, somos y estamos en los rincones del corazón y del alma, esperando el sosiego de la esperanza y de la espera. Recuerdo de muy joven, que algún periódico, creo que El ABC, publicaba un poema de un poeta, no recuerdo, si semanalmente, si varios a la semana. También, empezó a volver a publicar en la década del cincuenta, una viñeta, cargo y carga que le tocó las manos al maestro Mingote. Pienso que estas dos realidades se relacionan profundamente, una forma de entender el mundo, con solo palabras e imágenes mentales, otra, con palabras e imágenes física y mentales. Pero ambos métodos son la síntesis, la quintaesencia de realidades posibles… 

Hoy, que tanto y tantos valoran la competencia y competitividad, por tanto, en el fondo olvidamos en parte, la esencia y la humanidad del otro, y, de paso, como reflejo la esencia y la humanidad de nosotros/sí mismos. Hoy, más que nunca el ser humano, el de la calle, no solo el de las cátedras necesita la poesía, ese conjunto de palabras enzarzadas en formas retóricas o simples, que pueden ofrecernos, en poco tiempo, algún reflejo de una realidad o perspectiva o dimensión u óptica que habíamos olvidado de nosotros mismos y en nosotros mismos. Y, de paso del resto de seres humanos. 

¿Es un sueño, que cada día que nos levantemos, además, de acordarnos de todos las obligaciones que en esas horas tenemos que sembrar, en nuestro paisaje, además de todo ello, además de acordarnos en el/del Buen Dios, leamos y soñemos una viñeta humorística y un pequeño poema, mientras nos afeitamos, mientras estamos en el autobús, mientas desayunamos…? ¡Quizás, empecemos el día, con más esencialidad y más profundidad, sin que apenas nadie lo note, pero si nuestro interior…! ¿¡Será abrir una puerta de sonrisa a/en nuestra interioridad, que tendrá un reflejo en la exterioridad/exterior…!? 

http://twitter.com/jmmcaminero           © jmm caminero (24-31 agosto 2022 cr). 

Deja un comentario