Postmodernidad

No somos conscientes que existen olas-oleadas en la historia, no solo sociales o económicas o políticas, sino también culturales, espirituales, religiosas. Analicemos el concepto. 

Juan Cueto Alas (1942-2019) periodista, escritor, directivo o ejecutivo, en un artículo titulado RIP, publicado en El País del 13 de septiembre de 1986, se ocupa de que en un congreso en la Magdalena de Santander, no sin cierta ironía, indicaron que la postmodernidad a partir de una fecha se ha terminado, la movida y la postmovida madrileña. Supongo, que a raíz de una tesis o pregunta o cuestión o exabrupto de algún contertulio, conferenciante, analizante de lo real-realidad. 

¿Pero porqué surge un movimiento ideológico-cultural-conceptual, un sistema o semisistema teórico, con siempre connotaciones prácticas, casi siempre, no solo en la estética, ni solo en la filosofía, también en la economía, política, costumbres, educación, etc. 

Se ha estudiado cómo nacen y mueren los imperios, las civilizaciones, las culturas, las religiones, las potencias económicas o políticas, pero cómo surgen las ideas-conceptos-enunciados, cómo surgen combinaciones de ellos, formando sistemas o microsistemas, cómo se desarrollan, como mueren, como son transformados unos por otros… Estos son las grandes preguntas… 

No podemos negar que tenemos un cuerpo-carne-fisiología-biología, y, por tanto, todo alrededor de ello es esencial, diríamos la economía, y ambas realidades, forman-conforman la organización de lo social o polís o aldea, en definitiva, la política, materializada en una aldea-Estado, en una comarca-Estado, en una nación-Estado, en un imperio-Estado, en un planeta-Estado… 

Pero también es esencial, no solo la Naturaleza, en la que somos y estamos, sino también la Sociedad-Cultura, la interrelación de cientos o millones de seres humanos, desde Catal Huyuk hasta los actuales Continentes-Estado, desde unos cientos o miles de habitantes viviendo-existiendo en un lugar, el Nueva York de la época, de hace varios milenios, hasta Estados que son verdaderos continentes geográficos y territoriales. Desde ambos extremos se han ido pasando por enormes cambios a y en todos los sentidos. 

La realidad humana, es como un enorme conjunto de conjuntos (la metáfora de la muñeca rusa, está muy desgastada), estilo Cantor, el matemático, se interrelacionan esferas-áreas-conjuntos-áreas con docenas o cientos de variables entre sí, formando y conformando puentes-relaciones-funciones-ecuaciones-fórmulas. Por eso, todavía no tenemos la matemática y los sistemas informáticos, que sean capaces de interrelacionar estas cientos de variables y constantes, formando modelos. Pero supongo, que dentro de unas décadas o generaciones, tendremos ambas realidades, entonces, el mundo del conocimiento y de los conceptos y de las ideas, habrán dado-florecido-surgido un salto cualitativo, que tanto les gustaba esta palabra-concepto-vocablo-término, a los masrxistas y postmarxianos, citar/citarla hace unos lustros… 

¿Pero cómo surgen las ideas y cómo mueren? ¿Porque las ideas-conceptos-palabras son esenciales, imperios se han formado y han muerto por las ideas, ya que no solo somos carne, ni solo sociedad o grupos de individuos, ni solo economía, sino que también somos mente-conciencia, también alma-espíritu inmortal, -al menos, para mas de la mitad de la población mundial, no olvidemos el principio democrático-? ¿Por consecuencia, las ideas, las ideas tienen, de alguna manera vida-existencia-fuerza-poder-presencia en el interior del hombre y en el exterior del hombre, en todo lo que siente o desea o toca o piensa o hace ese ser bípedo racional o semiracional…? 

¿Acaso no hemos visto a lo largo de la vida/historia, hasta la saciedad y la hecatombe –sacrificio de cien toros, en algunas fiestas especiales de la antigüedad-, que estas –las ideas- han tenido consecuencias enormes, enormes que atraviesan los surcos de la historia-civilizaciones-sociedades-pueblos-personas? 

En todo hay ideas-concepto-enunciados-definiciones-descripciones teóricas. En todo, en mayor o menor parte, todo está formado por ideas, aunque no solo por ideas, pero si con ideas y en ideas, antes y dentro y después. Analicen cualquier cosa, desde la concepción del universo, o la posibilidad que nos caiga un meteorito, el concepto de inflación y la próxima crisis económica, la potencialidad-posibilidad de un conflicto armado, el concepto de Estado, la creencia y creencias de mil tipos. Ya, que tenemos creencias en todos los campos de la realidad –no solo espirituales o religiosas, sino también económicas, políticas, afectivas, ideológicas, etc.-. 

Nosotros que hemos bebido-nadado-nacido-zambullido-degustado-crecido en/de/desde docenas de sistemas filosóficos e ideológicos y culturales y estéticos, de diversos saberes, combinados entre sí, fragmentarios en casi todos, por dificultad internas de ellos, o por, limitaciones del propio sujeto que se acerca a bucear en esos miles de conceptos y datos y argumentos y experimentos que se interrelacionan. 

Nosotros que hemos estado ebrios de ideas, nosotros, los que hemos padecido esta enfermedad-patologías-síndrome del ansia del saber-verdad-conocer-entender. nosotros que hemos necesitado terapia de humildad-prudencia-silencio de y dentro/fuera de la mente-conciencia. Nosotros, que sabemos algo del volcán-seísmos-huracanes de las ideas. 

Nosotros sabemos, que las ideas y sistemas de ideas nacen y se reproducen y se materializan y mueren y se mueren… ¡Aunque, algunas duran siglos o milenios o decenas de milenios…! Nosotros sabemos que algunas ideas y sistemas de ideas, duran más que la vida de un hombre o de cien. Nosotros sabemos que con las ideas se hace lo más bello y bueno y bondadoso, y, lo más cruel-atroz-indigno-injusto del y para el ser humano. Nosotros, buscadores de verdades y de bondades y de bellezas… Nosotros y vosotros y todos… 

Para terminar este modesto poema de palabras en prosa, soñemos-recordemos-pensemos-meditemos-analicemos, la frase: “No se pueden matar las ideas a cañonazos, ni ponerles las esposas”, de Louise Michel. Que no niego que sea verdad, pero hasta la saciedad, hartos, percibimos que en la historia como personas y sus ideas, corrientes ideológicas-filosóficas-religiosas se van destronando del corazón de los hombres. 

Ahora, con la ingente maraña de información, cuántas ideas de personas olvidadas, serán olvidadas –ideas y personas-. Ideas que posiblemente, algunas, una de cada mil o una de cada diez mil, podrían tener valor. Especialmente, en los terrenos de las humanidades, ya que las ciencias, esos mares de conocimientos avanzan de otro modo… 

https://museovirtualcuadernosdelamancha.wordpress.com© jmm caminero (24 en-02 maz 2022 cr).  

Deja un comentario