La Diputación de Cuenca y la Junta firman un convenio para ofrecer comidas a las personas que reciben ayuda a domicilio

La Diputación de Cuenca y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha han suscrito esta mañana el convenio del programa de ‘Garantía de Cuidados de las personas en su Entorno’ destinado a proveer de comida a domicilio a las personas que residan en municipios menores de 5.000 habitantes. Este acuerdo de colaboración cuenta con fondos europeos, tiene un presupuesto total de un millón de euros y llegará a un total de 600 personas al año en la provincia conquense.

El presidente provincial, Álvaro Martínez Chana, y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, acompañado del vicepresidente, José Luis Martínez Guijarro, y de la consejera de Bienestar Social, Bárbara García; han sido los encargados de firmar esta mañana en el Palacio de Fuensalida en Toledo este convenio donde también han participado el resto de diputaciones de la región y la Federación Española de Municipios y Provincias.

La Diputación de Cuenca y el Gobierno regional ponen a disposición este nuevo servicio para las personas que podrán recibir en sus domicilios o en un punto de recogida un menú completo y adaptado a las necesidades elaborado con proveedores locales y siguiendo las costumbres culinarias de la región. Esto se llevará a cabo en colaboración con empresas del tercer sector, asociaciones y ayuntamientos.

El presidente provincial ha manifestado la importancia de este programa “novedoso” porque iguala en derechos a las personas del medio rural para que puedan tener los mismos servicios que en una ciudad, algo que viene blindado en la Ley Contra la Despoblación y esto supone “un paso de gigante”.

Además, Martínez Chana considera que este convenio es algo vivo y que irá creciendo y adaptándose con el paso del tiempo siguiendo el camino recorrido por el programa de Ayuda a Domicilio, uno de los más exitosos de los puestos en marcha por el Gobierno regional. Es que, a juicio del presidente, esta iniciativa va a permitir a las personas mayores de 65 años continuar durante más tiempo viviendo en sus casas y en sus pueblos, combatiendo así la soledad no deseada y también generando economía y fijando población.

Martínez Chana también ha apuntado la mejoría que va a experimentar los propios usuarios, ya que se van a limitar los riesgos que supone cocinar y van a recibir alimentos de excelente calidad a unos precios muy económicos, “algo muy importante teniendo en cuenta la subida de costes que estamos sufriendo”.

Deja un comentario