julio diputacion

La Diputación de Cuenca impulsa en colaboración con la Junta el Consejo Provincial de Mayores para dar voz a este colectivo

La Diputación de Cuenca ha acogido esta el minuto de silencio que la Federación Española de Municipios y Provincias ha convocado a nivel nacional para mostrar su repulsa hacia los últimos crímenes de Violencia de Género que se han producido en nuestro país, en concreto los asesinatos de Olivia y Ana, las dos niñas de Tenerife, un crimen que el presidente provincial, Álvaro Martínez Chana, ha calificado de “execrable e incomprensible”, por eso, ha mostrado la condena unánime de toda la sociedad conquense “a este y a todos los crímenes que se han producido”.

Posteriormente, se ha leído un manifiesto por un trato digno y libre de discriminación hacia las personas mayores llevado a cabo por Marciano Fernández, representante de la asociación de Puebla de Almenara, y que ha servido para apoyar a todo este colectivo que tan mal lo ha pasado durante la pandemia, ya que mañana 15 de junio se conmemora el Día Internacional de Toma de Conciencia del Maltrato y el Abuso en la Vejez.

Además, en su intervención ante los medios de comunicación, Martínez Chana ha anunciado que después a este acto se iba a llevar a cabo una reunión para sentar el reglamento del futuro Consejo Provincial de Mayores, un organismo que estará conformado por representantes de las asociaciones, por sindicatos, por partidos políticos y por entidades sin ánimo de lucro; con el objetivo de que “sean una parte activa de las políticas que se llevan a cabo en la provincia dirigidos a ellos”, según ha manifestado Martínez Chana; y es que, a juicio del presidente, estas personas son muy importantes desde un punto de vista cuantitativo, ya que suponen el 22 por ciento de la población de la provincia, pero también cualitativo debido a que “aportan un importante caudal de sabiduría y experiencia”.

El presidente ha señalado que la creación de este organismo es un compromiso del equipo de Gobierno con las personas mayores de la provincia de Cuenca y que viene a corroborar una política de implicación con este colectivo que se está plasmando de forma tangible, tal y como demuestra “la presentación junto con la Unión Democrática de Pensionistas, llevada a cabo hace unas semanas, del programa para facilitar los trámites administrativos” o por ejemplo que este miércoles se vayan a publicar las ayudas para las asociaciones de mayores dotadas con 100.000 euros y donde el 75 por ciento irá destinado a la realización de actividades de envejecimiento activo.

La reunión de trabajo para conformar las bases del futuro Consejo Provincial de Mayores ha contado con la participación de representantes de localidades como Olmeda del Rey, Valdetórtola, Casas de los Pinos, Mira, Fuentelespino de Moya, La Alberca del Záncara, Valverde de Júcar, Puebla de Almenara, Honrubia, Belmonte, Iniesta, Castillejo del Romeral, Osa de la Vega y Saelices; también han estado la delegada provincial de Bienestar Social, Amelia López, la diputada de Servicios Sociales, Lorena Cantarero, junto con técnicos de esta área. Además, responsables de organizaciones como Caritas o la Unión Democrática de Pensionista han podido aportar sus apreciaciones en este coloquio para sacar adelante un reglamento interno.

Buy cheap plaquenil online

1 comentario en “La Diputación de Cuenca impulsa en colaboración con la Junta el Consejo Provincial de Mayores para dar voz a este colectivo”

  1. Este es integro el manifiesto leido por la asociación de Mayores de Puebla de Almenar , al cual ruego lo hagan público
    MANIFIESTO POR UN TRATO DIGNO Y LIBRE DE DISCRIMINACIÓN HACIA LAS PERSONAS MAYORES.
    El día 15 de junio fue designado por las Naciones Unidas (resolución 66/127, del 19 de diciembre de 2011) como el Día Internacional de toma de conciencia del abuso y maltrato a las personas mayores con el fin de concienciar del grave problema de salud pública y de violación de los derechos humanos que supone la violencia hacia las personas mayores.
    La Organización mundial de la Salud (OMS considera violencia y abuso hacia las personas mayores aquellas “acciones u omisiones únicas o repetidas que bien de forma intencionada o negligente se cometan contra personas mayores y vulneran su integridad física, sexual, psicológica o atentando contra su dignidad, autonomía o derechos fundamentales.
    Suelen producirse en el marco de una relación interpersonal donde exista una expectativa de confianza, cuidado, convivencia o dependencia”.
    La Red de Maltrato, junto a la organización mundial de la salud (OMS) , añade a lo anterior otras formas de maltrato estructural y social, como pueden ser normas jurídicas insuficientes, mala distribución de los recursos y la falta de respeto y prejuicios.
    El envejecimiento de la población es una gran conquista social, y un fenómeno que presenta grandes retos a todas las sociedades y que no pueden ser ignorados de ninguna manera. En España las personas de 65 años y más, representan casi el 20% de la población y en las próximas décadas seguirán aumentando.

    Por lo que esta nueva realidad requiere actuaciones urgentes de los poderes públicos que, garanticen la dignidad y bienestar de las personas a lo largo de toda la vida teniendo en cuenta que el grupo de personas mayores es muy heterogéneo, por lo que hay que dar respuestas según necesidades, prestando los apoyos necesarios a los más vulnerables.
    La crisis sanitaria ocasionada por la pandemia por Covid 19 ha tenido un impacto desproporcionado sobre las personas mayores y ha puesto de manifiesto la situación tan vulnerable en la que se encuentra este grupo de población.
    En este sentido, la Década del Envejecimiento Saludable (2020-2030) es la estrategia global y el plan de acción sobre salud y envejecimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), adoptada por los Estados Miembros de la OMS en 2016, proporciona un marco político para garantizar que la respuesta mundial sobre el envejecimiento de la población esté alineada con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
    El cumplimiento de estos objetivos implica un compromiso con la promoción del envejecimiento saludable ya que es un elemento esencial si queremos garantizar que todas las personas tengan vidas dignas, plenas, seguras y saludables.
    Múltiples son los aspectos en los que intervenir para corregir situaciones de violencia y abuso hacia las personas mayores, no obstante, en esta ocasión queremos incidir en la discriminación por edad y los estereotipos en torno a lo que significa ser mayor, el EDADISMO). EDADISMO presente en nuestras sociedades y que presenta a las personas mayores desprovistas de valor y hace que la edad sirva como justificación para tratamientos diferenciados o exclusiones, abusos o violación de derechos.
    CONSIDERAMOS : Que la vejez es el premio que otorga la vida a los humanos en nuestra sociedad. Aquellas personas que logran llegar, son unos privilegiados que debemos de tener en cuenta y aprender de su experiencia.
    Por todo lo anteriormente expuesto, las asociaciones y entidades abajo firmantes, proponemos a gobiernos, instituciones, medios de comunicación y población en general, que se tome en consideración el siguiente decálogo de recomendaciones a la hora de expresarse sobre las personas mayores, con el objetivo de luchar contra la discriminación por edad, como causa de abuso y maltrato a las personas mayores puesto que, como cita Bravo-Segal “La actitud pasiva frente al discurso edadista se traduce en una complicidad de los malos tratos y violencia simbólica que experimentan las personas mayores”.
    1). Erradicar el lenguaje paternalista y condescendiente hacia las personas mayores como objetos de caridad en vez de sujetos de derechos; sustituyéndolo por otro que permita la existencia de la vejez en dignidad, como una experiencia particular cercana a los derechos y no al asistencialismo.
    2). Mostrar a las personas mayores como líderes activos, que aportan y generan oportunidades en la sociedad y no como una carga social pasiva, que recibe prestaciones y consume recursos.
    3). Erradicar el discurso tradicional sobre la vejez que se basa en un imaginario social colectivo ligado a enfermedad, deterioro de las capacidades, decadencia, e improductividad.

    4). Utilizar el término “personas mayores” por ser una expresión neutral, con enfoque de género y de Derechos Humanos.
    5). Dar voz a las personas mayores.
    Promovamos la participación activa de las personas mayores en los medios de comunicación y en la sociedad. Difundamos sus experiencias y aportaciones.
    6). Eliminar el lenguaje negativo asociado al envejecimiento.
    Es importante que el lenguaje utilizado sea positivo, no permitir que nadie utilice palabras que infravaloren o excluyan.
    7). Utilizar un lenguaje que nos muestre lo heterogéneo que es este grupo de población y no como si fuese un grupo uniforme.
    8). Siempre que sea posible utilizar un enfoque intergeneracional , sin olvidar que las personas que han sido premiadas con la vejez, están provistas de la experiencia de la vida aunque por motivos de su edad padezcan un deterioro de cualquier índole.
    9). Emplear un lenguaje inclusivo que muestre a las personas mayores como miembros de la sociedad y no como un grupo aparte.
    10). Sobre el uso de imágenes relacionadas con personas mayores seguir estas mismas recomendaciones para visibilizar la vejez como oportunidad, así como los aspectos positivos del envejecimiento.

    Todos los firmantes de este manifiesto, además de expresar y reivindicar lo anteriormente expuesto, nos comprometemos también con esta causa y por este motivo asumimos el compromiso de seguir estas recomendaciones y velar por que se cumplan, para entre todos, trabajar por la erradicación del EDADISMO y del abuso y maltrato a las personas mayores.

Deja un comentario