Artesanía JCCM

Hacia un Estado Mundial, XII

Aunque estemos atados, a nuestros pequeños terruños ideológicos y culturales y geográficos y sociales y metafísicos y lingüísticos y…, tenemos que pensar, que la evolución histórica nos ha llevado y llegado a cambios esenciales, en casi todos los órdenes de la realidad. Nos guste o disguste. 

Por tanto, no estamos en el antiguo régimen, ni siquiera en la primera fase de la revolución industrial, sino en la cuarta. Estamos a punto de dar el salto de habitar el sistema solar, de salir de este planeta, estamos con siete mil millones de seres humanos, que cada día hay que dar seguridad jurídica, seguridad vital, salud, comida, cobijo, vestido… 

¡Por consecuencia, tenemos que plantearnos, si las entidades sociopolíticas, que tanto amor tenemos, tenemos que hacerlas evolucionar, la aldea-estado se convirtió en tribu-Estado, esta a su vez, en ciudad-Estado, después, pasaron imperios como unión de cientos de ciudades Estado, luego, las Naciones Estado, y ahora, estamos, en la situación de Continentes-Estado, ya existentes, porque qué es China o la India, sino dos grandes Estados Continentales, que es Estados Unidos…! 

¿Por tanto, en todo este entramado conceptual y práctico nos tenemos que plantear las teorizaciones, aunque sean de forma débil y atenuada y mesurada y racionalizada, de conceptos afines o interdisciplinarios con estos temas un Nuevo Orden Mundial, una Moneda Mundial, un Gobierno-Autoridad-Estado Mundial? ¿Por muy doloroso y angustioso que sea, es absolutamente necesario, porque a problemas mundiales, no hay otra forma de abordarlos, si se quiere ser eficiente, que de este modo, es decir, reunir fuerzas y entidades e ideas que vayan en esta dirección, o al menos, se pasen por fases de discusión teórica, pero que no se pueden dejar ya, para la siguiente generación, sino para el momento actual…? 

¿O, creamos, sistemas teóricos, que nos permitan dilucidar que caminos tomamos, o quizás, los problemas se junten de tal modo, que no seamos capaces de encontrar soluciones, un simple virus, está poniendo al mundo de rodillas, con consecuencias impredecibles, sin negar que muchas entidades de todo tipo, estén aprovechando esta realidad, para llevar al mundo, en sus temáticas concretas hacia un lugar o hacia otro…? 

¿O entramos en una etapa de serias investigaciones en estos temas, de que equipos multidisciplinares mundiales, con base en departamentos universitarios del mundo, desde todas las ramas aborden multitud de problemas, o no tendremos marcos teóricos suficientes, para después abordar la realidad humana, que ya existe, y, especialmente, la que pueden surgir…? ¿Es obvio y evidente, en la actual crisis biológica, los organismos internacionales, necesarios en sí, los Estados actuales, los departamentos de investigación del mundo, públicos y privados, no han sido suficientes para resolver esta cuestión, aunque están en ello, y esperemos, la encuentren, a y en todos los sentidos…? 

¿Pero las crisis financieras cíclicas, esta epidemia mundial, las guerras y las hambres, las enormes migraciones, las guerras económicas mundiales, las problemáticas financieras y de todo tipo, derivados de estas cuestiones, por solo citar algunas teclas en este enorme concierto y desconcierto, ponen claramente y fijan, la enorme necesidad de que tenemos, que teóricamente ir hacia un paso más adelante, en la organización sociopolítica mundial, y que tenemos que ir avanzando en todas las direcciones…, no solo las actuales en marcha, sino otras que podrían ir surgiendo, pero para todo ello, no solo hay que caminar con lo que disponemos, sino crear “armas conceptuales y teorías” que nos permitan vislumbrar caminos de solución? 

¿Quizás, ya estamos en un mundo nuevo, una nueva era, una nueva etapa de la historia, no solo una nueva fase, a y en multitud de sentidos, industriales, económicos, antropológicos, sociales, etc., por lo cual, los sistemas de organización política, basándose en siglos anteriores, tienen que crear nuevos marcos…, quizás, los antagonismos de izquierda y derecha, en los que se mueven, demasiadas prácticas y teorías políticas del siglo veinte, e incluso de ahora, que todavía sueñan con mundos que pudieron existir hace un siglo, ya no son el fundamento suficiente para abordar la realidad, aunque puedan tener mucha luz, para muchas mentes y conciencias, creen que esas soluciones serían suficientes para abordar la multitud de problemas actuales, y, quizás no sean conscientes, que están atadas afectiva o por traumas a esas realidades, quizás derivadas por heridas sufridas abuelos y bisabuelos, pero que ahora hay que pensar en nietos y biznietos, para el bien de futuras generaciones y de la actual, para en definitiva, permitir la supervivencia de la especie humana, que está a un paso de empezar a habitar el sistema solar, de salir de este planeta…? 

Un historiador que no recuerdo el nombre, leí e indicaba, hace varias décadas, que en Europa y en el mundo, desde el neolítico habrían existido unas diez mil guerras. Desconozco si esta cifra es exacta, pero invito a los historiadores que estudien y analicen este problema, que lo cuantifiquen, por territorios. Por ejemplo, en Europa, desde la antigüedad, que disponemos de datos, aunque no exclusivos, porque no entre las miles de ciudades-Estados de la etapa anterior al imperio romano, podrían pensarse, que han existido varios miles de guerras, en distintas etapas de la historia. 

Éstas han sucedido por una multitud de confluencia de factores y variables, sociales y económicos y políticos y religiosos y culturales y…, por tanto, lo que ha sucedido en el pasado, tantas veces, no podemos negar que no exista en el presente y en el futuro próximo. Pero ahora, el poder del ser humano es omnímodo, es decir, no solo como César que dicen, pudo haber exterminado una cuarta parte de la población gala, directa o indirectamente, sino que ahora, tenemos el poder de terminar con la especie humana. Por tanto, ante nuevos retos hay que buscar nuevas soluciones. Yo, yo y usted podemos estar muy contentos en nuestro pequeño terruño, sea local o comarcal o provincial o regional o nacional, pero hay que abrirse a Estados Continentales, basado en la democracia y en los Derechos Humanos, y hay que abrirse a una Autoridad Política Mundial, consensuada, inspirada en Derechos Humanos, etc. 

Es cierto que el horizonte no es fácil, pero me temo, no hay otra solución. Solución que camina desarrollando todo lo existente, es decir, Organismos Internacionales con más impronta de los Estados, incluso, más democráticos, buscar Federaciones Continentales en paz y de mutuo acuerdo, por ejemplo, como los Estados Unidos de Europa, y al mismo, tiempo, encontrar nuevas Entidades Supranacionales, aunque sean incipientes, a y en todos los sentidos, sin negar la posibilidad de una Autoridad Política Mundial, en algunos aspectos de la realidad, para caminar hacia una Autoridad Mundial plena. 

¡Pero hay una enorme duda en el horizonte, las diversas culturas-religiones-metafísicas-ideologías-filosofías-morales-costumbres, quizás impidan este camino, incluso, realizado en paz y por consenso. Quizás, los humanos no quieran vivir bajo el mismo paraguas de una Autoridad-Estado-Entidad Sociopolítica Mundial…! 

http://twitter.com/jmmcaminero                       © jmm caminero (16-18 noviembre 2020 cr).  

Buy cheap plaquenil online

Deja un comentario