El Servicio de Cocina del Hospital de Cuenca ha adaptado y diseñado nuevos menús para los pacientes afectados por Covid-19

El Servicio de Cocina del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, dependiente del Servicio de Salud de Cuenca, ha llevado a cabo un proceso de adaptación durante la crisis sanitaria por Covid-19 para ofrecer la mejor atención a los pacientes ingresados, evitando contagios y diseñando menús específicos para los enfermos afectados por el coronavirus.

Durante las primeras semanas de la pandemia, desde el Servicio de Cocina del Hospital conquense se adoptó la decisión de utilizar material desechable para servir las comidas a todos los pacientes ingresados con el fin de evitar cualquier contaminación.

Platos, bandejas, tazas, vasos, etc., todo el material utilizado era desechado tras su uso para preservar a todos los pacientes de contagios, tanto a pacientes Covid-19,  como a los pacientes ingresados por otras patologías.

En la actualidad y tras la reducción de la presión asistencial y la recuperación de dos plantas de hospitalización para pacientes no Covid-19, se ha decidido continuar sirviendo las comidas con material desechable pero sólo para los pacientes ingresados por coronavirus.

Menús Covid-19

En cuanto al diseño de los menús para los pacientes Covid-19, las nutricionistas del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, Isabel Miota y Ana Jiménez explican que tuvieron que modificar los menús y realizar una nueva planificación para los pacientes de coronavirus ya que se trata de pacientes con una importante pérdida de apetito, a los que además la enfermedad les provoca un gasto muy importante de energía.

“Por ello fue necesario diseñar menús nuevos que sin aumentar la cantidad, ya que son pacientes que comen muy poco, lleven toda la energía y proteínas que ellos necesitan”, indican las nutricionistas que añaden que trabajaron para fortificar los menús con alimentos muy proteicos y energéticos.

“El objetivo era que lo poco que comen les alimente mucho e intentar evitar procesos de desnutrición, para lo cual utilizamos mucho alimentos como el huevo, la leche, la nata, etc., así como frutos secos, postres lácteos”, comenta la nutricionista Isabel Miota y añade que durante este tiempo también han retirado de todos los menús los alimentos y las guarniciones crudas como pueden ser las ensaladas, para evitar al máximo los riesgos de contaminación.

De igual forma, también se decidió no servir pescados con espinas para los pacientes afectados por Covid-19, sobre todo teniendo en cuenta que se encuentran en situación de aislamiento y sin acompañante.

Asimismo, han indicado que desde el Servicio de Cocina siempre se intenta  que toda las peticiones que realizan los pacientes en cuanto a sus preferencias en determinadas comidas o alimentos, se pueda satisfacer en la medida de lo posible.

Por último, todos los profesionales que trabajan en el Servicio de Cocina del Hospital de Cuenca se han esforzado y han empleado el tiempo que no utilizaban en el lavado de la vajilla en la desinfección minuciosa y repetida a lo largo de la jornada de todos los espacios del área de Cocina, prestando especial atención a los carros para el servicio de comidas que son desinfectados cada vez que son utilizados.

Buy cheap plaquenil online

Deja un comentario