keltiber
Albergue

El rostro espejo del alma

El rostro/cara/tez reflejo/espejo/caleidoscopio del alma/carne/mente/conciencia Historia e historia del que la muestra. 

Todo el mundo deduce/induce concepciones conscientes y semiconscientes del rostro y cara y gestos y formas de andar y de hablar de la otra persona. Somos como un lienzo que dentro de él y fuera se han ido insertando los colores de la vida, consecuencias, dolores, alegrías, penas, tristezas, traumas, deseos, pasiones, realidades, casualidades y causalidades. Somos una especie de escultura en la que nos hemos convertido y nos han ido transformando los otros y sociedad, la Naturaleza, los deseos de la Metafísica… 

La percepción facial como esa capacidad del ser humano de interpretar y conocer y reconocer al otro ser humano. Parece ser que empieza a los tres meses y, diríamos es una asignatura que vamos desarrollando durante toda la existencia –cierto es, que acompañada, de otros factores, la voz, el tono, los gestos, la forma de caminar, la forma de vestir, etc.-. Se indica que las mujeres reconocen  mejor las caras, más detalles o más intuitivas, en general, -quizás haya sido un factor de supervivencia en ellas y para ellas-. 

Diríamos que un rostro es un paisaje dónde se van  escribiendo/pintando y se van sembrando árboles y arbustos y flores y cardos de la existencia. Van quedando señales en ella, antes de forma natural, ahora de manera terapéutica. Se va transformando el rostro, espejo del viento en el interior de un ser humano, también, ahora, con cirugías que van levantando un monte de un labio o rebajando un islote de una barbilla. 

Somos y estamos, somos y nos vamos haciendo, estamos y nos vamos estando en nosotros mismos, en los alrededores del yo que camina buscándose. La poética de la existencia y de la vida. Quizás, hayamos sobrevalorado el rostro-cara-tez en los seres humanos, quizás, las personas que no tengan dicha realidad-norma-pauta, totalmente armónica, con unos caracteres específicos, la sociedad las haya infravalorado. Cuando el rostro o la mano o los pechos o los pies, según que cultura, sin negar su importancia, es un valor más de todo el palacio físico-biológico-fisiológico de un ser humano. Infravaloramos a una persona por una parte-variable, cuándo está formada y conformada por docenas o cientos de valores-factores-variables-partes… 

Quizás, halla algo muy dentro de la psicología, que instintivamente, armonicemos el rostro con la salud física. Puede que durante milenios de prehistoria era un valor a tener en cuenta. Pero quizás, ahora, todos esos elementos físicos, habría que relativizarlos, no valorarlos tanto, tanto en un sentido como en otro… En una época de relatividad y relativismo moral, que ya es un gravísimo problema, nos hemos vuelto unos radicales de la belleza y de los cánones de la estética sobre el cuerpo y sobre el rostro… –cuántos se gasta el mundo en todos los tipos de bellezas y estéticas y cuidados del cuerpo, cuántas personas trabajan en esas labores intentando perfeccionar lo fisiológico-biológico…-. 

El ser humano no solo es su cuerpo-carne, sino también su conciencia y su psique, su moralidad y multitud de otros valores, no solo es si es un cuerpo según los cánones-normas-medidas de belleza de su sociedad, sean unos pies pequeños, sean unas piernas largas, sean unos pechos prominentes, sea… Sino que somos seres, como el viejo maestro Aristóteles, nos indicaría, animales racionales y con racionalidad. Disponemos de factores y variables y horizontes de racionalidad y, también, de irracionalidad. Nos pasamos toda la vida intentando domar-domesticar de forma correcta las pasiones y deseos y pulsiones y percepciones e instintos y líbidos, para que armonicen en los surcos del existir. 

Pero también existe un alma espiritual, al menos, una demografía importante del mundo, piensa que somos alma inmortal, que disponemos de inmortalidad –un animal racional con alma, como nos recordaría el Aquinate o Tomás de Aquino-. Por lo tanto, no solo existe una belleza física biológica, ni una belleza psicológica y cultural, sino también una belleza espiritual y del alma. 

Todo el trabajo del ser humano es intentar armonizar esos tres conjuntos de realidades que forman su ser individual en la mar-galaxia-supermercado de la Sociedad, de la Naturaleza del Cosmos, de y en la Metafísica o el Buen Dios. 

Cada ser humano está formado por multitud de variables y factores que forman una ecuación única e individual. Docenas o cientos de realidades. Cada uno, en la medida de lo posible, tiene que armonizar-ponderar todos ellos en sí mismo, tiene que intentar equilibrarlos, sabiendo que en algunas realidades estará, según la media, por debajo, en otros, según la media por encima, en la mayoría en la media de la población. 

No hay que castigar tanto a las personas, porque algunas arrastran un peso enorme, quizás, se haya convertido en un trauma y herida profunda, o porque no tengan las piernas de una cantidad de centímetros, o los pechos, o la masa corporal con un color o la forma del rostro. No puede ser, ni racional, ni moralmente que esas personas tengan menos posibilidades de ser estimadas y queridas y valoradas que el resto. Cuándo, quizás, en otros factores y variables, disponen estar en la lista por encima de la media… La vida no es fácil, pero nosotros la convertimos en más difícil. Nos duele que se rían de nuestros hijos porque tienen tres orejas, pero no somos conscientes, que nosotros nos reímos de los hijos del vecino porque tiene dos narices… 

El rostro-cara-tez como el gran campo de batalla de la vida, de la vida humana, de lo que emerge del interior, de lo que deviene del exterior. Ahora, que todo el mundo, habla con razón que no se infravalore, ni silencie, ni margine a otra persona, por tener determinada característica, y, se van consiguiendo metas importantes, no somos conscientes, que podemos estar marginando y silenciando y ninguneando a personas, por no tener un rostro armónico, según los cánones de la belleza… Miremos más los corazones de los demás y los nuestros, miremos más el alma-espíritu de los demás y nuestros, miremos más al Buen Dios… 

http://twitter.com/jmmcaminero           © jmm caminero (23 abril-11 mayo 2022 cr). 

Deja un comentario