Cuestiones sobre los errores morales graves y, VII

Todos los temas o cuestiones éticas y morales, son muy complejas, con muchas aristas y dimensiones. Y además con muchas consecuencias, no solo éticas, sino sociales, políticas, económicas, religiosas, psicológicas. No creo que existan dos personas que sean iguales en su rostro, idénticas, ni tampoco que sean iguales en su moralidad teórica, ni tampoco práctica. Pienso que no solo en el tiempo presente, ni tampoco en toda la historia de la humanidad, porque existen cientos de factores y variables y circunstancias y metas e intereses y fines diversos… 

– ¿Seguir las normas morales correctas, las grandes normas éticas es un seguro de felicidad para el ser humano que actúa de ese modo…? ¿No caer en la ebriedad, es una alegría y felicidad para quién no cae en ese error, y en cambio es una enorme fuente de infelicidad para quién tiene ese hábito, sea psicológico y sea moral, al mismo tiempo, con consecuencias nefastas y negativas para el propio sujeto, para su familia, y para, en mayor o menor grado generaciones futuras de descendientes y de otras personas…? 

Por lo cual, el error moral grave, no es solo una ofensa contra uno mismo, un motivo de pena y angustia y desaliento e infelicidad consigo mismo y los propios, y otros seres humanos, sino en una vertiente o dimensión espiritual-religiosa cristiana, es una ofensa para el Buen Dios. 

Que una persona caiga en el hábito o en actos de soberbia, vanidad, envidia, lujuria, gula, pereza, ira-cólera es un mal para esa persona y una infelicidad para esa persona, aunque crea que es una liberación, es una alegría-felicidad para si misma, y desde luego, a la corta y a la larga, para los cercanos y los lejanos, en mayor o menor medida… 

No hay que olvidar que ataques de ira-cólera, tienen consecuencias, no solo para la propia persona y su familia, sino según su poder social, tiene más si es un empresario o gran empresario, por las consecuencias en cientos de personas, y aún más, si es el jefe de gobierno, y más si ese gobierno no es democrático… ¡Infravalorar las consecuencias negativas de los errores morales graves, es no ser conscientes, de las consecuencias, no solo en sí, sino del sujeto que los realiza, y sobre las personas que caiga dicha materialización o consecuencias! ¡La historia lo muestra y demuestra hasta la saciedad…! 

– Quizás, casi todos los errores morales, tienen una cosa en común, que escuchamos o nos llevamos por la parte irracional de la realidad, y no por la racional. No, nos detenemos a pensar, si la solución que vamos a tomar ante una cuestión es la correcta. Y para eso, hay que repensar las opciones posibles, y pensar de todas las posibilidades cual es la más correcta, en cuanto a la verdad descubierta y demostrada y en cuanto, a la bondad o al bien demostrado y encontrado. 

– ¿Quizás, muchos de los males que nos suceden, es que ante una opción, tomamos la solución primera que se nos ocurre, es decir, por lo general una solución emocional? 

¿O por el contrario, una respuesta racional, ya aprendida, y ya tenemos la respuesta, pero esa solución no es totalmente correcta? 

¿O miramos el fin o la finalidad o la meta, que ya tenemos pensada, emocional o, y racionalmente, pero no nos volvemos a plantear ese fin o finalidad o meta…? 

¿O todo, lo anterior a la vez, por lo cual, aunque sea tedioso, y si la solución no es urgente, quizás, nos evitaríamos muchos males, si nos planteásemos todo a la vez, todo junto, todo al mismo tiempo…? 

– Estimo que una sociedad cae en decadencia y en declive, en enormes contradicciones internas, cuándo su sociedad colapsa moralmente. Puede que apenas se entienda o se comprenda, o no se valore al principio. Puede que la sociedad siga marchando de forma regular, sin notarse, solo que hay más libertad en todos los sentidos, más tolerancia en todos los aspectos. Y la libertad y la tolerancia está bien y es muy necesaria, pero una sociedad para vivir y sobrevivir y crecer, tiene que saber, al menos teóricamente, lo que es el bien moral y el no-bien moral. Porque si no se va destruyendo por dentro, la moral es el cemento y la argamasa de la sociedad. Las grandes leyes o constituciones o derechos fundamentales, pueden estar en el marco esencial y principal de una sociedad o un sistema jurídicos, pero si, el pueblo, la mayoría de los ciudadanos, no siguen una moral correcta, en sus realidades sociales, en su funcionamiento de su entorno cotidiano, familiar, en el trabajo, en la sociedad en general, solo caemos en errores graves, en sufrimientos de todas las clases y maneras y formas… 

Puede suceder, que una sociedad y marco jurídico y político sea de un alto nivel ético y moral, pero los ciudadanos en general, y multitud de entidades que lo forman y conforman, sean de un nivel muy bajo moralmente. Es una paradoja y una contradicción pero sucede así, y puede suceder así… 

– El grave problema, no solo ético y moral, de hoy, de muchos individuos, colectivos, entidades sociales de todo tipo, es que al bien le llaman mal, al mal le denomina bien. Es decir, no se distingue teóricamente, o no se quiere valorar, que existen actos que son malos en sí, y otros, que son buenos. Cierto es que después la culpabilidad o responsabilidad del acto, ya hay que valorarla a la luz de multitud de circunstancias, grado de libertad, grado de conocimiento, entendimiento, voluntad, etc. 

Ya, la sociedad, una parte de ella no despreciable en número, no sabe o no conoce o no cree que existen los siete errores morales graves, que no existen los diez mandatos de Moisés, aunque sea analizados como moral natural, que no existe una moral mínima, pero no solo aplicable y que la practiquen que los demás, sino ellos mismos. La gran pregunta si no hemos caído en un hedonismo-sensualismo-materialismo-relativismo-epicureísmo moral y ético, tan grave y tan grande, que ya no somos conscientes que estamos situados en esa óptica y en esa realidad… ¿¡Y, además no se puede decir, ni expresar que hemos caído en una especie de neosodoma y neogomorra, pero no solo en lo sexual, sino en multitud de aspectos de la realidad…!?  

¡¿De ahí tanto sufrimiento y angustia y pena que los humanos tienen, cuándo jamás se ha vivido como ahora y hasta ahora, en derechos humanos y en servicios sociales, el ser humano vive en una situación enorme de pena y angustia y desaliento!? ¡Se salve, quién se salve…! 

¡Paz y bien…! 

http://twitter.com/jmmcaminero          © jmm caminero (10 enero-31 agosto 2020 cr). 

Buy cheap plaquenil online

Deja un comentario