Ecoembes

CLM defiende la necesidad de implantar Planes de Igualdad en las empresas albaceteñas

Cultural Julio
El Gobierno de Castilla-La Mancha ha trasladado la importancia de que todas las empresas, al margen de que están obligadas o no a tener planes de igualdad, fomenten medidas de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, evitando cualquier tipo de discriminación, reduciendo desigualdades y promoviendo condiciones para evitar el acoso por razón de sexo. Además, ha resaltado que el máximo exponente de estas medidas en el tejido productivo, es la implantación de planes de igualdad.

Así lo ha subrayado la delegada provincial de Igualdad, Lola Serrano, durante las jornadas Técnicas “Planes de Igualdad. Fases para su diseño, implantación, seguimiento y evaluación”, organizadas en la sede de la Confederación de Empresarios de Albacete (FEDA), en las que participaron la vicepresidenta de FEDA, Rosario Jiménez; la entidad Concilia2, los agentes económicos y sociales (CCOO, UGT y FEDA) y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

JCCM Verano Mini

Durante su intervención, Serrano ha definido los planes de igualdad en las empresas como “un conjunto ordenado de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo”.

Legislación y diseño de los Planes de Igualdad

En este sentido, la representante de la Consejería de Igualdad y del Instituto de la Mujer en la provincia albacetense ha recordado la legislación nacional, reflejada en la Ley orgánica 3/2007, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, marca la estrategia a nivel estatal, supone un paso fundamental para hacer efectivo el principio de igualdad, y en diferentes decretos-ley como el de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación; el que regula los planes de igualdad y su registro, y el de igualdad retributiva efectiva entre hombres y mujeres.

Por otro lado, Serrano ha informado que los planes de igualdad fijarán los objetivos concretos de igualdad a alcanzar, las estrategias y prácticas a alcanzar para su ejecución, así como sistemas eficaces de seguimiento y evaluación de los objetivos fijados.

Previamente, ha especificado, se realiza un diagnóstico por la denominada comisión negociadora, que estará formada por representantes de la empresa, comité de empresa, delegados de personal o secciones sindicales. En dicho análisis, hay que incluir el proceso de selección y contratación, clasificación profesional, formación, promoción profesional, condiciones de trabajo, incluida la auditoría salarial entre mujeres y hombres (que es obligatoria), ejercicio corresponsable de los derechos de la vida personal, familiar y laboral, infrarrepresentación femenina, retribuciones y prevención del acoso sexual y por razón de sexo.

Finalmente, se diseña y aprueba en la empresa el Plan de Igualdad para su implantación y seguimiento, así como evaluación.

“Creo que es importante resaltar que la implantación de un plan de igualdad no es un proyecto que empieza y acaba, es un proceso continuo, que va variando según las necesidades que se van detectando”, ha aseverado Serrano.

Aplicación de los Planes de Igualdad en función de las empresas

En este bloque, la delegada provincial de Igualdad en Albacete ha animado a todas las empresas de la provincia de Albacete a utilizar los planes de igualdad como herramienta para el fomento de la igualdad de oportunidades, independientemente de las dimensiones de su estructura.

También ha recordado que la autoridad laboral puede acordar un procedimiento sancionador y que los planes, tanto obligatorios como voluntarios, serán objeto de inscripción obligatoria en el Registro de planes de igualdad.

Además, ha apuntado que la no realización de los planes de igualdad en tiempo y forma, puede conllevar sanciones económicas muy importantes según se consideren graves, muy graves y de grado bajo, medio o alto, y que oscilan desde los 626 euros a 187.500 euros.

Las empresas de menos de 50 personas trabajadoras, no tienen la obligación de elaborar un plan de igualdad, sin embargo, Serrano ha animado a todas ellas a que lo hagan.

Beneficios Planes de Igualdad

La delegada provincial de Igualdad ha descrito además una serie de beneficios reales para las empresa con planes de igualdad como son: mejora de la imagen de la empresa, ayuda a la retención de talento y optimización de recursos, mejora de la productividad y reducción del absentismo, fomenta la innovación, mejora el clima laboral, aumenta el desempeño de los equipos de trabajo, refuerza el compromiso de todos los trabajadores, posibilita el acceso a la contratación del sector público, se accede a ayudas y subvenciones, distintivos de igualdad y contribuye al desarrollo de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030, contribuyendo a la consecución de la igualdad de género y de un trabajo decente.

Planes de igualdad, un objetivo irrenunciable

Finalmente, Serrano ha remarcado que “hay que terminar con la segregación horizontal, la segregación vertical, techos de cristal, suelos pegajosos, desigualdad salarial de género, y con el acoso sexual y por razón de sexo”.

Además, “debemos aprovechar el talento, la creatividad, el empeño, la fuerza, la inteligencia del 50 por ciento de la población que son las mujeres”, y ha valorado las políticas desarrolladas por el Gobierno regional para implantar la igualdad en las empresas, a través de diferentes líneas de impulso a los planes de igualdad, subvenciones para reducción de brechas de género, la promoción de los fines y valores del Instituto de la Mujer, y la puesta en marcha del Plan Corresponsables para fomentar la conciliación.

“La elaboración de Planes de Igualdad es, además de obligatoria, absolutamente necesaria y ventajosa para seguir avanzando en igualdad en el mundo empresarial”, ha aseverado.

Deja un comentario