Angustia y pena diaria

Qué puede un modesto artículo, sugerir, para que la tristeza profunda que puede sufrir un ser humano, le sea más soportable y pueda con dolor, pero con cierta esperanza, vivir y sobrevivir en este día y esta semana y este mes y este año y el próximo… 

Muñoz Molina, redactó y publicó una columna el 25 de junio de 1982, en el Diario de Granada, titulada Breviario de impostores, en el que nos narra el tema de la soledad/desarraigo/silencio/incomunicación/angustia moderna. Yo, siempre ante este tema, debo confesar, que aunque no pueda demostrarlo, me parece, que no es un fenómeno tan moderno y tan actual. Es cierto, que en el siglo veinte, con dos guerras mundiales, la guerra fría, y mil, otras tropelías, se ha hecho mas cercano y presente. Y, alrededor de ese concepto, han surgido filosofías, el existencialismo, que lo han predicado e incentivado, además, de determinado nihilismo, la ausencia y alejamiento de los hombres, de parte de ellos, del fenómeno religioso, que incardinaba al hombre con lo sagrado y El Sagrado. Pero pienso, que algún tipo de soledad y silencio y angustia, recorre todas las etapas del existir humano… 

Decía Umbral, que hubo una etapa en su vida, que leía artículos, para comprender la esencia del artículo, para comprenderse en ellos, para vivir de ellos y con ellos. De alguna manera, si introducimos el ethos en las columnas, yo, siempre he leído artículos, desde la adolescencia, y, siempre he deseado escribir y redactar y ver publicados textos personales, bajo esa forma en los periódicos. He tardado muchos lustros y décadas, hasta ver esta realidad, plasmada no en papel, sino de forma de periódico electrónico. Pero también, en esta última etapa de mi existir bajo estos aires y árboles y estrellas, también, busco la esencia del artículo, en mi caso, leyendo y releyendo tesis doctorales sobre esta finalidad, entre otras, hagamos el homenaje, demos al César lo que es del César, he leído/releído varias veces, a trozos, y a fragmentos y, siguiendo las líneas/páginas consecutivas, la titulada El Robinson urbano. Soporte periodístico y literario en la obra de Antonio Muñoz Molina, de Manuel Ruiz Rico, presentada en la Universidad de Sevilla en el 2012. 

Debo indicar que he ido aprendiendo en estos últimos años, mucho, de diversos autores, y tesis doctorales y trabajos fin de grado, sobre la materia que nos concierne. En forma de homenaje, en algunos artículos he ido citando a algunos autores/as y algunas de sus tesis, y sobre las temáticas concretas que se refieren. De pasada, sugiero a todas las universidades españolas, si los doctorandos y doctorados están de acuerdos, que expongan y publiquen en Internet dichos trabajos, y que cualquier persona pueda visitarlas. Pienso que es un regalo que nos darían esas personas, que han dedicado varios años a su labor, también la universidad y el sistema de enseñanza. 

Pueden esos autores, después, sintetizarlas, y publicarlas en libro, como en algunos casos ha sucedido, y, ya recibir sus plusvalías –si, alguien se ofende, por esta sugerencia, sepa, que este texto que está leyendo no recibe el escribiente, ni un céntimo, y, hasta ahora, ni de éste ni de ningún otro, no piense que me estoy aprovechando de su liberalidad y su trabajo, que sé, de lo que estoy hablando…-. 

¿Cómo reducir la soledad, la angustia, la pena, el silencio y el abatimiento en el mundo actual…? Los psicólogos, literatos, psiquiatras tienen repletas las estanterías de manuales de autoayuda. Género que en estas últimas décadas, ha fructificado enormemente, lo que es muestra, del desamparo de alguna manera, en que se encuentra el ser humano… No le voy a ofrecer, ninguna receta, pero si una pequeña frase, “si aprendiésemos a vivir y disfrutar con las pocas/muchas cosas pequeñas, quizás, no tendríamos tanta angustia…”. 

Si empezásemos a saber que existen sinfonías que podemos oír por la radio, respirar con sosiego el primer aire de la mañana, disfrutar sin prisas del primer café o chocolate con leche, con churros o sin ellos, si con tranquilidad hablásemos, las pocas palabras con el frutero o con el conocido que te cruzas, si soportases con más sosiego las desavenencias y tristezas de cada siglo, si antes de actuar, pensases tres veces, lo que vas a realizar, si no te olvidases, ningún día, del Buen Dios, si… y, sí… esas pequeñas cosas, acaso no serían como un buen vaso de limonada fresca y reluciente, en la tarde de agosto con la estrella sol, quemándote las entrañas, paseando por la calle… 

No escribo y pienso y siento textos conceptuales, escritos y artículos, solo por lucirme y solo por vanidad y soberbia. Aunque exista también algo de todo ello. No sé, porqué soy escritor, aunque sea un “escritor profesional fracasado”, porque no obtengo ni reconocimiento, ni dividendos, no lo sé, por qué este deseo está en la noche de mi adolescencia o preadolescencia. Pero aquí estoy. Y, ya que soy un escritor profesional fracasado, debo intentar ofrecer, el mayor grado de realidad con verdad-bondad-belleza-racionalidad-prudencia. Por tanto, deseo ofrecerle a usted, una frase, que le quite-ahorre algunos granos de tristeza y le añada-sume algunos grados de esperanza… 

Todos soportamos dentro y fuera de nosotros, sufrimientos y penas y angustias y alegrías y felicidades. Si, la suya es muy grande, vaya al sistema de salud, consulte, con los especialistas, no deje de hacerlo. Pero, también, puede acompañarse de pequeños pensamientos e ideas, como las siguientes: Usted se imagina lo que era para su bisabuela o tatarabuela, tener que ir todos los días a la fuente, para recoger agua para la casa en un cántaro, usted puede imaginarse lo que era para su tatarabuela parir los hijos con sufrimiento y sin saber, si podría/n morir/se, usted ha pensado lo que supondría para su tatarabuela, saber que siempre vendría una enfermedad, y podría fallecer su marido, y ellas quedarse sola con sus hijos pequeños, usted ha pensado como era la vida en este país y en todos, hace cien años o ciento cincuenta años… 

Usted, tiene motivos de tristeza y angustia, no lo niego, por ello, vaya a los especialistas del sistema de salud, pero, si su tatarabuela viviese, si su bisabuela viviese, le diría, que usted está viviendo en un pequeño paraíso, sin negar que deba mejorarse también… No sé, si le servirá, este pequeño texto de palabras e imágenes y datos y conceptos y esperanza… Paz y bien… 

http://youtube.com/jmmcaminero        © jmm caminero (26-29 junio 2022 cr). 

Deja un comentario