DO Arriba

Academia Gastronómica de Castilla La Mancha

Cesar

Hoy, es obvio y evidente que la comida y la gastronomía son esenciales para la salud y para el desarrollo económico de un territorio y una sociedad. 

Debemos aceptar, supongo que nadie lo negará, que la alimentación o la cocina o el fogón o la restauración son esenciales para el desarrollo psicológico y biológico y social y económico y cultural y religioso y…, del ser humano, tanto como individuo, grupos, colectivos, sociedades, culturas, Estados… 

Comemos y nos hacemos, nos hacemos si comemos. Por lo cual, todo lo que desde la ortodoxia del saber de las ciencias y de la racionalidad y de la prudencia y de la moralidad correcta sea incentivar y destacar una realidad, en este caso, la comida, el plato y la cocina dentro de un ámbito geográfico como es la Mancha. Todo lo que sea desarrollarlo, analizarlo, publicitarlo, incentivarlo, pienso que es bueno y un bien para el ser humano, la sociedad, e, incluso la humanidad… ¡Y, para la Mancha que tanta sed y tanta agua necesita en múltiples realidades…! 

Todo ser viviente, sea vegetal o animal, sea una bacteria o sea un cachalote, pasando por el ser humano, para vivir y sobrevivir, necesita degustar o consumir energía en forma de alimentos… Con lo cual, aunque se ha indicado, que los animales comen y los humanos nos alimentamos. Porque en el comer y alimentar humano, ya no solo está la substancia ingerida en sentido estricto, sino que además está la interpretación social y cultural. El ser humano no degusta solo una fruta recogida del árbol, sino que puede adornarla o prepararla de mil formas, exponerla de diez mil… 

Hoy, en todo Occidente se ha unificado o valorado como si fuese un árbol que se entrelaza, que el viaje está formado y conformado por distintos vectores o funciones o finalidades: el viaje en sí, el viaje como descanso psicológico y mental y corporal y espiritual, el viaje como información de monumentos artísticos y estéticos, el viaje como conocimiento de la historia de un lugar o territorio, el viaje como degustación y conocimiento de las comidas/pucheros/fogones del lugar/lagar/viñar/olivar, el viaje como conocimiento de la naturaleza y en la naturaleza: nadar y bucear y respirar… 

Y, con y en relación al viaje, sea de un día o sea de una semana, el viaje como finalidad de conocer y conocerse mejor a si mismo, cada persona a si misma, siguiendo el consejo del oráculo de Delphos, siguiendo el consejo del maestro Sócrates, “de conocerse a si mismo”. Y, en ese conocerse a si mismo, no solo es necesario conocer la historia del lugar, la geografía-naturaleza, el arte, sino también los alimentos, que han podido esos platos/fogones/cocinas populares, ir evolucionando durante siglos, o son, creaciones de las vanguardias de las mentes de creadores que imaginan nuevos mundos de sabores y formas y olores… 

Considero que la Gastronomía, es una de las Artes, a igualdad, pero con diferencias, como pueden ser las Bellas Artes, que nos vienen desde la Grecia y la Roma antigua. Hoy, igual que no todos los cuadros y esculturas son obras maestras, pero si algunos, sucede lo mismo, no todos los platos son obras de arte, pero si algunos. En mi modesto entender y comprender, la Gastronomía es hoy, una de las Artes, a semejanza que pueden ser las Obras Plásticas, la Música, el Teatro, la Literatura, la Danza, etc. 

Además hoy, ya desde hace varias décadas, desde el siglo veinte, la comida y la gastronomía ha sufrido una gran revolución, se ha adaptado a las vanguardias, a semejanza o analógicamente, como lo han ido realizando el resto de las Artes. La Gastronomía sería como una ópera o sinfonía que combinan distintos gustos y percepciones: el sabor, el olor, el color, la forma, el tacto… 

Se diría que la alimentación es un hecho, en lenguaje de hoy, un hecho transversal, multidimensional, integrador y sintético de multitud de actividades: desde la producción agraria y ganadera, el transporte, la comercialización, la realización del producto final y el consumo. Entran en todo ello, diversos saberes, diversas disciplinas, distintas actividades, distintas ciencias, distintas realidades, y, distintos fines y distintas personas y distintos oficios y profesiones. El alimentarse es más que el comer, el alimentarse es la sinfonía de la vida… -siempre que se realice con racionalidad, prudencia, sentido común y bajo el saber ortodoxo-. 

Como toda columna periodística, tiene un límite, de ochocientas palabras, y, como sigo el consejo de los viejos maestros griegos del pensar/pensamiento, que indicaban, que de nada servía una filosofía, que no intentarse curar algún mal humano… 

Con el anterior supuesto y presupuesto, me atrevo a sugerir a esta Academia Gastronómica de la Mancha, que estudien la posibilidad de crear un premio de articulismo o columnismo gastronómico de/en la Mancha, de comidas de la Mancha o de gastronomía en general, y de la Mancha en particular –algo así como el Premio Cunqueiro de articulismo gastronómico  gallego, con sede en Lalín-. 

http://youtube.com/jmmcaminero        © jmm caminero (27 noviembre-07 diciembre 2022 cr). 

Deja un comentario