21.000 ediciones de Alfonso María de Ligorio

Según Gómez Ríos y J. W. Tobin, en el santoral Nuevo Año Cristiano editorial Edibesa, de Alfonso María de Ligorio se han realizado veintiuna mil ediciones de sus 111 libros traducidos a 72 idiomas. 

Alfonso María de Ligorio, Reino de Nápoles, 1696-1787, fue obispo y fundador de la orden de los redentoristas, entre sus obras, es esencial para la historia del cristianismo y de la filosofía moral, El Tratado de Teología Moral. 

Este personaje Ligorio puede estar al lado, de los grandes enciclopedistas europeos de su época, pero de alguna manera, por diversas razones se ha olvidado su figura, y no destaca todo lo que debería hacerlo. O dicho de otro modo, debería ser considerado al mismo nivel, si no más, en profundidad y esencialidad que Voltaire, Rousseau, Montesquieu, Feijoo, Locke, Hume, Kant, etc. Al menos en algunos aspectos. 

Siempre se ha dicho, una frase, “que no todo el mundo vale para cura, psicólogo, psiquiatra, filósofo”. Dicho enunciado se va ampliando, según los oficios y profesiones, y desde luego, pienso, que en su esencialidad es cierta. Para pensador o filósofo que es lo que nos trae aquí, hay que tener una abertura y obertura mental y conceptual muy amplia, y no todo, el mundo es capaz de vivir sobre una superficie conceptual que siempre está moviéndose. Por ejemplo, este es el caso, hay que preguntarse porque esta figura que comentamos, se sea ateo o agnóstico, no tiene un lugar, suficientemente claro en la filosofía de la moralidad, tanto como filosofía, tanto como teología, sea en los tratados de filosofía moral, sea en la historia del pensamiento de su época… 

Dirán que muchos de sus libros son para incrementar la devoción popular, y quizás, no sean tan aprovechables para la academia filosófica, sino entrarían en los temas de la teología y de la espiritualidad. Bien harían, su orden religiosa, todavía teniendo suficiente presencia en el mundo, no solo editar actualizadas las obras completas de su fundador, con el aparataje crítico e historiográfico y teológico y exegético actual, sino también difundirlas, porque con las matizaciones y notas y explicaciones pertinentes, posiblemente, muchos aguas de sus escritos podrían ser aprovechables. 

Diríamos hoy, que es o fue una figura renacentista, adjetivo o sustantivo, que tantas personas utilizan, ya que no solo era escritor teológico o teólogo, también filósofo, poeta, músico y pintor. Por eso se indican, que quizás, sea el único santo del santoral católico, que se conservan obras en esas dimensiones, y que todavía, diríamos, se exponen al público, sirven para el ser humano. Sin olvidar que es doctor de la Iglesia, no ninguneemos este título, porque si mi memoria no me falla, creo que solo hay considerados una treintena en el catolicismo… 

Es obvio y evidente, que su tratado sobre teología moral, en definitiva, sobre ética y moralidad vistos desde la teología, pero toda teología exige una filosofía. O, dicho de otra manera y forma, no hay teología que no lleve implícita y suponga una filosofía, y no hay una filosofía que se pueda proyectar en una teología. Indicaba, que no todas las cuestiones morales y espirituales, hoy, ni siquiera el catolicismo aceptará la solución de Ligorio, pero no cabe duda, que es una fuente de información, documentación, análisis moral y ético muy profundo. De análisis de cuestiones concretas, y de casos. La casuística está hoy, muy infravalorada, y, modestamente pienso, que los casos son para las cuestiones morales y espirituales, lo mismo que los problemas matemáticos para la matemáticas. 

Con todos los matices que se quiera, el sector eclesiástico y religioso y consagrado del catolicismo, y por extensión, del cristianismo, si bebiese más en las fuentes del Ligorio, aprenderían y aprehenderían más, serían más racionales, más matizados sus juicios, y creo, y estimo, más profundos en sus enunciados, y quizás, una conciencia moral y psicológica, como el diamante más y mejor troquelada y diseñada. 

El hombre, especialmente, el occidental sufre una enorme crisis existencial y vivencial, debida a muchos factores, pero uno de ellos, tan olvidado es que muchas figuras de la época de la ilustración, como el autor que comentamos, no se les pone a la misma altura que la ilustración clásica, sea francesa, española, inglesa, británica, alemana. Cierto es, que no somos tan ingenuos al juzgar esa filosofía, porque lo que se intentó, con dicho movimiento ideológico y cultural y filosófico, es quitarse los vestidos del cristianismo que durante siglos, habíamos heredado. Pero quizás, sea este el error, “si atrévete a pensar” del gran Kant, de verdad creemos en él, en esa frase-máxima-manifiesto de intenciones, tenemos que aceptar, a los grandes ilustradores de su época y uno de ellos, no cabe duda, que es el gran Ligorio. 

Al final, Alfonso María Ligorio, también santo canonizado, inventó o diseñó o desarrolló, el sistema moral, que se denomina “equiprobabilismo”, que es el tema esencial eterno del pensar moral, ni caer en el rigorismo, en aquella época defendido por el jansenismo, ni caer en el laxismo, que ahora denominaríamos relativismo-agnosticismo-escepticismo-hedonismo moral o ético. 

Aconsejaría, si se me permite, dos cosas que son solo una, por un lado, que grandes especialistas reeditarán sus obras, o al menos, las más esenciales, con la exegética actual y, las notas a pie de página del saber actual, teológico y filosófico. E, indicaría, al público en general, que se acercase a este autor, a esta obra, a este santo. 

Desconozco, cuántas ediciones se habrán realizado, del resto de autores de esa época, sean literatos o pensadores o filósofos o escritores o teólogos, pero si es cierto, que se han realizado veintiuna mil ediciones de sus libros, de sus ciento once libros, quizás sea el autor, o uno de los más editados del mundo, en estos tres siglos. 

Bien haríamos solo por ello, aunque sea acercarnos a esta gran fuente de pensar y de pensamientos, a beber un poco de agua, sobretodo de tantos temas morales que trata, un tratado entero, pero que muchas de esas cuestiones, con todas las ampliaciones y matizaciones y extensiones, son cosa también de nuestro tiempo, de usted, si de usted de carne y hueso, y, de mí… 

 http://soliloquios.blogia.com               © jmm caminero (01-05 agosto 2020 cr). 

Buy cheap plaquenil online

Deja un comentario